Reseña Nuestra señora de los váteres inmaculados

Nuestra señora de los váteres inmaculadosDatos técnicos:

Título: Nuestra señora de los váteres inmaculados.

Autor: J.P. Donleavy

Editorial: Edhasa

Traducción: Ana Herrera

Páginas: 143

ISBN: 8435008630

Sinopsis:

Una mujer educada en las mejores universidades estadounidenses, acostumbrada a codearse con la alta sociedad y a quemar su tarjeta de crédito por las tiendas más caras de la ciudad parece que no tenga nada de que preocuparse. Pero las cosas empiezan a torcerse cuando a una mujer así, en este caso la atractiva Jocelyn Jones, la abandonan su engominado (y acaudalado) marido y sus impertinentes hijos y, por si fuera poco, pierde sus últimos ahorros en una oscura operación de bolsa.

Jocelyn siempre ha sido una mujer fuerte, o eso creía ella, y está dispuesta a afrontar cualquier contratiempo, por insalvable que parezca, incluso aceptaría vender su cuerpo, siempre y cuando sea ella quien ponga el precio (y no hay duda de que tiene una gran autoestima). Lo único que nunca tolerará una auténtica dama como Jocelyn es soportar el hedor y la suciedad de algunos de los establecimientos públicos neoyorkinos. Todo tienen un límite, y Jocelyn sabe muy bien cuál es el suyo.

J.P. Donleavy vuelve a demostrar una asombrosa capacidad para crear personajes memorables y un sentido del humor inimitable.

Opinión:

¡Hola, hola, hola!

Ya he vuelto de vacaciones. ¿Y tú? Así que voy a compartir contigo mis lecturas veraniegas, porque he hecho los deberes, ¿eh?

Hoy os traigo la reseña de Nuestra señora de los váteres inmaculados, de J. P. Donleavy, escritor estadounidense aunque se nacionalizó irlandés. Escritor de obras de teatro, también destaca por sus novelas cortas y relatos.

Esta pequeña (por su tamaño) novela ha sido todo un descubrimiento. Yo era reacia a la novela corta pero después de leer esta y Sabor a Chocolate, otro descubrimiento de este año, he cambiado de opinión.

Es fresca y divertida, incluso en los peores momentos de Jocelyn, que son los mejores para el lector.

La vida de Jocelyn, una mujer que pasa de los cuarenta, da un giro de ciento ochenta grados cuando su marido decide abandonarla por una jovencita de veinticinco, y sus hijos, que están estudiando lejos, tampoco van a verla. Así que Jocelyn está sola. Pero aún le quedan algunos ahorros y la mansión, con la que pretende mantener su status.

Cuando la pierde, se van con ella también sus supuestas amigas (un nido de víboras) y debe enfrentarse a la cruda realidad. Todo ello sin dejar de ser una mujer con clase, lo que para ella implica que no puede hacer pis en cualquier sitio, no. Solo en los hoteles, Museos y locales más exclusivos de Nueva York. Pero debe ir cambiando de sitio, para que no la descubran. Eso la lleva a situaciones extrañas.

Una noche su jardinero, a quien había “reutilizado” como chófer, la invita a una cerveza, que ella rechaza por el protocolo. ¿Una mujer de su clase tomando una cerveza en una taberna con su jardinero? Ella nunca olvida el lema de su abuela: “Has sido educada para ser una verdadera dama”.

Pero su vida se convierte en tal desastre que hasta esa proposición termina por parecerle una buena idea. Lástima que no la aceptara.

Lo mejor de la novela, para mí, llega cuando está tan desesperada, que se propone vender su cuerpo por dinero. La escena con el supuesto cliente, un conocido casado, es hilarante, rozando lo absurdo.

El final tampoco tiene desperdicio, pero no voy a desentrañarlo, que en este blog no hay spoilers.

Lo cierto es que me he quedado con las ganas de leer otras novelas de este autor, como Cuento de hadas en Nueva York o El hombre de mazapán.

 

Mi puntuación: 4/5.

Si te ha gustado el post, compártelo para que otros puedan disfrutarlo tambiénShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *