Reseña Mierda en mis zapatillas

Reseña Mierda en mis zapatillasDatos técnicos:

Título: Mierda en mis zapatillas

Autor: Lorena Pacheco

Editorial: Escarlata ediciones.

Páginas: 473

Sinopsis:

“La oveja negra ha vuelto a casa, y sus zapatillas aún tienen mucha mierda que pisar. Cuatro años atrás, Hanna se fugó con un hombre mayor. Ahora regresa con el orgullo herido y la intención de retomar las riendas de su vida. No será fácil. El rechazo de su hermano, la actitud prejuiciosa de los lugareños, y sus propias inseguridades, le harán la vida imposible, incluso cuando un nuevo amor llame a su puerta.

Dependerá de ella ganarse el perdón que añora y lograr reconectar con su pasado. Por suerte, cuenta con la ayuda de Raquel, la novia de Burke, y la mejor terapeuta del pueblo: la vaca Matilda.”

Opinión:

Mierda en mis zapatillas es la segunda parte de Mierda en mis tacones, y aunque son prácticamente autoconclusivos, los  protagonistas de la primera parte, Burke y Raquel, también aparecen en la segunda, ya que la prota de esta segunda parte es Hanna, la hermana de Burke, aunque no se la menciona en Mierda en mis tacones. (Perdón por decir tantas veces “Mierda”, no soy yo, es la autora, quién dice que dudó en ponerle este nombre y ahora está muy contenta con todo lo que le ha dado tanta mier…). A ver si Don Google me va a penalizar por soltar tacos.

Pero vamos a lo que vamos. Hanna es la hija pródiga que vuelve a casa con el rabo entre las piernas, después de haberse fugado con un hombre mayor cuando tenía 18 años, y para más inri, casado y con un hijo. Ahora vuelve sola, herida y destrozada por el daño causado, que intentará reparar.

Aunque no se lo pondrán fácil. Sobre todo su hermano, Burke, quien sí se quedó, y cuidó de su padre, enfermo, y tuvo que aguantar el dolor de sus padres (y el suyo propio) por la huida de su hermana. Otro que no se lo pondrá fácil es su ex ni, por supuesto, Claudia, la mujer a la que el ex de Hanna abandonó. Por suerte, su amiga Emma y su nueva cuñada, Raquel, serán sus grandes apoyos.

Raquel y Burke siguen teniendo gran protagonismo en esta novela y tengo que decir que me alegra, porque Raquel me encantó en la primera parte. Es una chica de armas tomar, sin pelos en la lengua, con gran carácter y gran corazón (y muy fan de los tacones altos).

Hanna es joven, aunque ha vivido mucho para su edad, y le da demasiadas vueltas a la cabeza. Para ella será muy difícil lidiar con su pasado, con su presente y con los nuevos sentimientos que están apareciendo por Kai, sentimientos que no sabe cómo gestionar, porque aún tiene el corazón roto.

El estilo de Lorena Pacheco es fresco, desenfadado, pero muy correcto. Domina las descripciones y los diálogos (lo cual, creedme, no es fácil). Sus novelas son ágiles, pero no demasiado, románticas, pero no en exceso… En definitiva, todo está donde debe estar. Su estilo me recuerda al de María José Vela, con su “Tú, hoy no te casas“.

Sus novelas no son solo la historia de dos personajes, sino que Lorena construye todo un mundo a su alrededor. En esta ocasión están Emma, Otto, los gemelos Axel y Kai, el cocinero Pol (gran personaje, te pone de los nervios y te dan ganas de abrazarlo a partes iguales), el ex de Hanna, Claudia, la mujer cornuda, Raquel, Burke… Ah, y la vaca Matilda. En  fin, un montón de personajes que harán tus delicias.

Si Mierda en mis tacones me gustó, puedo decir que este me ha gustado igual o incluso más.

Seguiré leyendo a Lorena, porque siempre es un placer.

Y además, hace unas miniaturas monísimas de sus libros (le he preguntado cómo lo hace, pero como soy una “manosmierda” -esta vez soy yo la que dice la palabrita- pues ni lo intento), y por si todo eso fuera poco, encima dibuja bien. Ahora que lo pienso… Me cae un poco mal, ejem ejem.

Mi puntuación: 4/5.

Puedes ver aquí las fotos que inspiraron a Lorena para construir a su Hanna y a Kai.

 

 

 

Si te ha gustado el post, compártelo para que otros puedan disfrutarlo tambiénShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario