Reseña Mi Karma y yo

Portada Mi Karma y yo, chica con las manos en la boca y una pulsera de hospital con su nombre, fondo azul, letras en amarillo

Datos técnicos:

Título: Mi Karma y yo

Autor: Marian Keyes

Editorial: Plaza & Janés (Castellano)

Traducción: Matuca Fernández de Villavicencio

Páginas: 528

ISBN: 9788401389405

Sinopsis:

“Stella Sweeney lleva una vida muy normal en Dublín con su marido y sus dos hijos. Un día, en medio de un atasco en la carretera, intenta hacer una buena obra para mejorar su karma… Pero lo que consigue es provocar un accidente que dejará su coche hecho añicos y que, de paso, le cambiará la vida.

A partir de entonces, los acontecimientos más inesperados y extraordinarios se suceden y llevarán a Stella muy, muy lejos de su antigua existencia hasta convertir a esa mujer tan corriente en una superestrella. Y todo de la mano de un médico muy atractivo.

¿Ha sido el azar, el destino o el karma? Por primera vez en la vida de Stella, la verdadera felicidad está a su alcance. Pero ¿está preparada para atraparla?”

Opinión:

Mientras leo Mi vida: instrucciones de uso, el último libro de Marian Keyes, un compendio de sus mejores artículos periodísticos, te traigo la reseña de su última novela, Mi karma y yo (en inglés, The woman who stole my life -La mujer que robó mi vida-).

Aunque primero tengo que presentarte a mi autora favorita, Marian Keyes, la reina internacional del género chick−lit.

Marian Keyes es autora de once novelas (de las cuales cinco tratan de las hijas de la familia Walsh), dos colecciones de artículos periodísticos (Bajo el Edredón y la reciente Mi vida: instrucciones de uso), un libro de recetas (Salvada por los pasteles) y en formato digital dos libros sobre Mamá Walsh, en el que habla de sus cinco hijas.

Keyes es capaz de tratar en sus novelas temas tan profundos como el alcoholismo –que desgraciadamente ella conoce de primera mano− (Rachel se va de viaje), los malos tratos (Un tipo encantador), la muerte de un ser querido (¿Hay alguien ahí fuera?), la depresión (Helen no puede dormir) o el divorcio (Claire se queda sola), pero siempre con un gran sentido del humor, que es la nota definitoria de su escritura. 

La Marian Keyes más intimista nos cuenta en Bajo el edredón, cómo cayó en el pozo profundo de la depresión y el alcoholismo y cómo la escritura la salvó. No tiene hijos y dedica siempre sus libros a su marido, Toni.

Sus novelas son siempre un soplo de aire fresco. Cada vez que publica una nueva voy corriendo a la librería para comprarla, más veloz que un guepardo. Marian siempre consigue sacarme una sonrisa y hacer que me olvide del mundo entre sus páginas.

Su estilo me recuerda a otra autora, esta vez española, Elísabet Benavent o @BetaCoqueta, que es considerada por muchos nuestra reina patria del chick-lit. Se dio a conocer al mundo con la saga Valeria y ha triunfado con su última bilogía: La magia de ser Sofía y La magia de ser nosotros, y con el reciente Mi isla.

En esta novela nos habla de Stella Sweeney, quien, a causa de un accidente de coche padece el Síndrome de Guillain−Barré, esto es, que no puede mover ni un solo músculo de su cuerpo, sólo los párpados. Stella está aislada en su mundo, sin poder moverse ni hablar, a pesar de que se da cuenta de todo lo que pasa a su alrededor, y ve cómo la gente se desespera por no poder comunicarse con ella y a la inversa. Por ese motivo, ella y su médico, el atractivo doctor Mannix Taylor (algo así como el “doctor Macizo” de Anatomía de Grey -¿Por qué yo no me he encontrado todavía con ninguno?-), inventan un código de comunicación a través de los parpadeos, como en La Escafandra y la Mariposa, lo que crea entre ellos un vínculo muy especial.

De ese modo el doctor Taylor le devuelve a Stella la capacidad de comunicarse y de sentirse de nuevo casi una persona. Sin embargo, no puede “hablar” con todo el mundo, ya que el novio de Stella, Ryan, no es capaz de aprender ese “complicado” sistema.

Después de superar ese traumático accidente, Stella se convierte en un personaje famoso de la noche a la mañana, gracias a un libro en el que cuenta su experiencia en el hospital, titulado Guiño a Guiño. Al mismo tiempo que tiene que lidiar con su novio, a quien al parecer le ha dado un brote psicótico y ha decidido comenzar su “Proyecto Karma”, regalar todas sus pertenencias. A partir de ahí, la vida de Stella tal y como la conocía cambia para siempre.

Como he dicho, Keyes tiene la capacidad de tratar temas dramáticos de forma muy humana, emocionándote, al tiempo que te hace reír, y por eso ella es única.

Veamos un ejemplo de “conversación” entre ella y su hermana Karen.

“Karen vino a verme más tarde ese mismo día.

−¡Espera a ver quién sale en RSVP!

Me puso delante de la cara una revista que mostraba una foto de Mannix Taylor (41) con su encantadora esposa Georgie (38), en una fiesta de Fin de año.

Mannix vestía un esmoquin negro y parecía un hombre ante un pelotón de fusilamiento.

−La alegría de la huerta, ¿eh? –dijo Karen−. No me dijiste que su esposa era Georgie Taylor.

“Eso es porque:

“No puedo hablar.

“No sabía que Georgie Taylor era “alguien”.

En esta ocasión nos encontramos ante una única protagonista (la mayoría de sus novelas son novelas corales, con tres protagonistas femeninas), Stella, quien nos cuenta su historia, que se va alternando entre los recuerdos de su estancia en el hospital y el presente.

En las novelas de Marian Keyes encontrarás sobretodo humor, humor y más humor. Humanidad también. Y algo de sexo, claro, porque el sexo forma parte de la vida. Pero no son novelas eróticas, y el sexo está tratado con un vocabulario nada soez ni vulgar.

Sus novelas se devoran, no se leen. Así que, un consejo: aprovisiónate en el supermercado para no tener que salir de casa en unos días, y dile a tu pareja que se mude a Alaska o que no te moleste hasta que hayas terminado.

Mi puntuación: 4,5/5.

 

Si te ha gustado el post, compártelo para que otros puedan disfrutarlo tambiénShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

2 opiniones en “Reseña Mi Karma y yo”

Deja un comentario