Reseña Come reza ama

Come, reza, amaDatos técnicos:

Título: Come Reza Ama (Título original: Eat, Pray, Love: One Woman’s Search for Everything Across Italy, India and Indonesia).

Autora: Elizabeth Gilbert

Traducción: Gabriela Bustelo

Editorial: Punto de lectura (Santillana Ed., S.L)

Páginas: 495

ISBN: 9788466318242

Sinopisis

“A veces tienes que arriesgarlo todo y dejarte llevar. Después de un divorcio traumático seguido de un desengaño amoroso y en plena crisis emocional y espiritual, Elizabeth Gilbert decide empezar de nuevo y emprende un largo viaje para reencontrarse a sí misma. Lúcida y valiente novela autobiográfica, Come, reza, ama nos cuenta lo que ocurre cuando decidimos ser artífices de nuestra felicidad”.

Opinión personal

Hacía tiempo que no me gustaba tanto un libro. La primera vez cayó en mis manos en uno de esos mercadillos de segunda mano, pero acababa de ver la película, así que lo dejé donde estaba.

Un tiempo después mi psicóloga me lo recomendó (sí, por si eres nuev@, voy al psicólogo, pero no estoy loca, ni oigo voces, ni veo lagartos volando, no soy peligrosa). Como buena paciente que soy, decidí hacerle caso. La verdad es que pensaba leerlo algún día, ¿por qué no ahora? Además, ya era la segunda señal que recibía de que debía leer este libro y hace un tiempo que he empezado a creer en las señales.

Y lo cierto es que me alegro de haberle dado una oportunidad a esta maravillosa novela de Elizabeth Gilbert.

Si estás pensando que como ya has visto la peli no hace falta que lo leas permíteme decirte que estás equivocad@. Como buen/a lector/a ya sabrás que siempre, SIEMPRE, es mejor un libro que la película que puedan hacer sobre él. Aún no he encontrado la excepción a esta regla. Con El Padrino creí que la había encontrado, hasta que vi la tercera parte. ¡OMG! (OH MY GOD!)

Como supongo que ya sabrás, esta historia está basada en hechos reales, lo que para mí la hace más fantástica y especial todavía.

Elizabeth Gilbert se da cuenta que la vida que lleva no la satisface en absoluto, a pesar de tenerlo todo (aparentemente), hasta el punto de hacerla terriblemente desgraciada, y decide romper con todo (empezando por su matrimonio, que ya estaba roto hacía tiempo) y emprender un viaje buscándose a sí misma y buscando la felicidad.

Elizabeth decide, en primer lugar, ir a Italia para dar rienda suelta al placer, en este caso al placer de comer y del dolce far niente (no hacer nada) sin sentirse culpable, porque todos tenemos derecho a ser felices. Luego decide curar su alma mediante la meditación en India, y finalmente busca el equilibrio entre el placer y la espiritualidad en Bali, donde aprende otro tipo de meditación distinta de la de India. Y donde se enamora de nuevo…

Lo primero que llama la atención es que esta novela no está dividida en capítulos, sino en 108 (más una) pequeñas historias, pues el 108 es un número mágico. Es el número de abalorios que tiene el japa mala, que es como un rosario de Oriente. El 109 es un abalorio especial que cuelga del rosario y cuando llegas a él tienes que dar las gracias a tus maestros. Así que el “capítulo” 109 es para dar las gracias.

La novela incide mucho en el estado de ánimo de su protagonista y en cómo va superando diferentes fases de su depresión, entreteniéndose sobre todo en la fase de India y de la meditación, describiendo sus propias sensaciones en la búsqueda de la elevación espiritual.

Algunas cosas que le suceden son del todo sorprendentes, como el hecho de ir a Bali por un viaje de trabajo, conocer a un curandero de una familia de nueve generaciones de curanderos (como dice él, su magia es “de verdad”) y que le diga que va a volver a Bali, va a enseñarle inglés y él va a enseñarle a ella todo lo que sabe. Ese curandero, Ketut, le predice también que va a perder todo su dinero, pero lo va a recuperar enseguida, como efectivamente sucede.

Después de eso, claro, tiene que volver a Bali. ¿Aún no crees en las señales?

Ubud (Bali)

Una de las historias de la novela que más me ha impactado no aparece en la película, así que no voy a chafártela, pero trata de cómo consiguió que su marido firmara los papeles del divorcio, habla del poder de la mente, de la energía (“energía guapa”, como dice Ketut) y de las oraciones (a Dios, a Buda, a Krishna, a Alá o a quién quieras, este libro no pretende adoctrinarte), para hacer que tus más hondos deseos se cumplan.

También conocemos más profundamente las costumbres y la religión balinesa, lo que tampoco aparece en la película y me ha parecido muy interesante. Los balineses creen que venimos al mundo con cuatro hermanos invisibles: fuerza, inteligencia, amistad y poesía, y que éstos nos protegen durante toda la vida. Cuando te halles en un problema o en una situación difícil, reza a tus hermanos y acudirán en tu ayuda.

La protagonista se encuentra en su viaje con gente maravillosa: consigue crear una pequeña familia en Italia (la despedida del día de Acción de gracias es muy emotiva), un grupo de amigos que la marcarán para siempre en el ashram de India y a dos seres espirituales y mágicos en Bali.

En su viaje, aprende también que la felicidad no hay que buscarla en estímulos externos, con lo que los orientales llaman “el síndrome del mono loco” (sobre el que ya leí también en El arte de no amargarse la vida), sino que está dentro de nosotros. Todos tenemos las herramientas para ser felices, lo único que nos falta es saber usarlas.

Creo que los amigos que tenemos son un reflejo de nosotros mismos, si tus amigos son buenas personas, es porque tú también lo eres, si tus amigos son especiales y maravillosos, es porque tú también lo eres. Por lo que Elizabeth Gilbert me parece una persona especial, valiente, luchadora y generosa como pocas.

Por cierto, uno de esos amigos dice que todos y todo tiene una palabra que lo define. La de Roma es SEXO. La de Nueva York es ÉXITO. Elizabeth Gilbert acaba encontrando la suya al final de su particular viaje.

En resumen, es una novela inspiradora, que te anima a intentar ser todo lo feliz que puedas, dando y recibiendo amor.

En cuanto a la meditación, según Ketut, solo tienes que sentarte y sonreír. “Sonreír hasta con hígado”, porque la sonrisa llama a la buena energía. Parece fácil. Voy a intentarlo.

 

Mi puntuación: 4,5/5

PD: Si quieres leer otra historia inspiradora, no te pierdas mi reseña de Mujeres que corren.

 

Si te ha gustado el post, compártelo para que otros puedan disfrutarlo tambiénShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

3 opiniones en “Reseña Come reza ama”

  1. A mi también me mu gustó muchísimo y la película también!! Esta lectura fue la principal razón por la que quise viajar a Bali… y mereció la pena llegar a Ubud y conectar con esa ciudad. Aunque yo aún no he encontrado mi palabra.. Te vienes a Bali conmigo?

Deja un comentario